sábado, noviembre 21, 2009

(extraído de Notas para una novela sobre el metro)

Me encuentro entre una china nerviosa, un sudamericano pasota y una extraña mezcla entre colgado y quéseyoqué, con jersey de abuelo (o de físico teórico, o de _____, claro que cuando _____ se los pone me encantan, y jiji jaja, y se los elogio, y tal, pero eso es porque ella me _____).

La china sigue dándose golpes compulsivos en la pierna, es casi lo único que se oye en el vagón. El sudamericano se duerme.

El colgado es la hostia, lleva flequillo engominado, zapatos series y vaqueros cutres.

La china tiene predilección por los golpes cortos, arrastro mano, golpeo puntas dedos.
Ahora pincha en su pierna con la punta de los dedos, con la mano vertical, y luego la deja caer, todo a un ritmo constante.

Otro tipo lee un libro titulado "La buena morcilla".

Espera, no. "La buena Sevilla". Lástima, parecía más interesante el de la morcilla.


Los tres primero se bajan en Principe Pío, y son sustituidos por un montón de extras y una chica que habla por el móvil, y tiene una conversación que parece sobre tema amoroso (aunque luego resulta que no).


Ah, y hay un tipo con el pelo azul-descolorido-tirando-a-verde. Sentado en mi sitio!





P.D. Releo esto y una de las últimas frases que vienen a mi cabeza es "Caramba, que vida tan interesante", junto con "Calidad literaria". Espero que vengan pronto las mascotas voladoras.


Si sabéis que hay detrás de los guiones, sabéis más de lo que me gustaría que supiérais.

3 comentarios:

Élser dijo...

Te has librado por los pelos, justo ayer estuve pensando que hacía mucho tiempo que no escribías xD.

EloraDana dijo...

No te pienso comentar hasta que no se me ocurra algo interesante
...
Oh, mierda.

Anónimo dijo...

Ay ay ay ay. Qué risa. Btw, falta ortográfica en la posdata? :p



Chico de pelo azul desteñido en verde!

Creo que me apunto al "plan de cine" :)